Palabras Pronunciadas Inauguración de Exposición Fotográfica “La lucha por la democracia: veteranos dominicanos de la II Guerra Mundial”

Honorable Luisa de Peña, Directora del Museo Memorial de la Resistencia;

Honorable Dr. Vincent Boudreau, Decano de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad de la Ciudad de Nueva York;

Honorable Dra. Ramona Hernández, Directora del Instituto de Estudios Dominicanos de la Universidad de la Ciudad de Nueva York;

Distinguidos invitados, familiares, especialmente los familiares de los veteranos, tales como el licenciado Antonio Martínez y Nicolás “El Túcaro” Silfa, Hijo, quienes están hoy aquí con nosotros;

Apreciados amigos y amigas:

Muchas gracias por compartir esta noche con nosotros para reconocer esta histórica exposición y el heroico servicio ofrecido por los veteranos dominicanos que lucharon a favor del destino del mundo durante la Segunda Guerra Mundial.

Nuestras naciones comparten vínculos bilaterales sólidos y profundos, forjados no sólo por la amistad en tiempos de alegría sino también en momentos de sacrificio y devoción, en momentos de tribulación. Esta noche honramos las contribuciones realizadas por más de 300 hombres y mujeres dominicanos y dominicanas quienes se aliaron a los Estados Unidos en su momento de gran necesidad.  Al hacerlo, nuestros antepasados – estadounidenses y dominicanos y dominicanas – triunfaron contra las tiranías en Europa y el Pacífico.

Quiero aplaudir los esfuerzos del Instituto de Estudios Dominicanos de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y, en particular, a Edward de Jesús, su investigador principal, por su minuciosa investigación para garantizar que las contribuciones de esos valientes hombres y mujeres no fuesen olvidadas. También quiero agradecer al Dr. Boudreau, a la Dra. Hernández y a Luisa de Peña por creer en la importancia de este proyecto y por darle el espacio que se merece para que los dominicanos y los estadounidenses puedan rendirles honor a estos héroes nacionales.

Aunque se han completado varios estudios reveladores sobre diversos grupos especiales que contribuyeron con los esfuerzos realizados durante la Segunda Guerra Mundial – tales como los codificadores Navajo, los Aviadores Tuskagee, y los veteranos méxico-estadounidenses –nuestra historia estaría incompleta.

Esta exposición sobre los veteranos dominicanos añade otra impresionante capa a la historia, recordándonos que las historias de nuestros veteranos reflejan la fortaleza de la diversidad de nuestra nación – conformada por las contribuciones de hombres y mujeres de todas las procedencias, razas, credos y circunstancias y fe, dispuestos a defender su nación y morir por sus ideales de democracia y libertad.  Aún hoy, vemos cómo los nuevos inmigrantes están dispuestos a inscribirse en las fuerzas armadas de los Estados Unidos, dispuestos a defender su patria adoptada.

Más de 16 millones de estadounidenses, incluyendo los más recientes inmigrantes y los hijos de inmigrantes, prestaron sus servicios durante la Segunda Guerra Mundial.

Se les conoce como la “Más Grandiosa de las Generaciones”, y para ellos nuestra eterna gratitud jamás se podrá retribuir.

Tal y como indicara el Presidente Obama “mientras que la naturaleza de la guerra ha cambiado a través del tiempo, los valores que motivan nuestros valientes hombres y mujeres en uniforme permanece constante: Honor, valentía y entrega”.

Por ende, esta noche yo honro a nuestros veteranos – del Ejército, de la Armada, de la Fuerza Aérea, de los Marines y del Servicio de Guardacostas – por realizar el sacrificio máximo para proteger  y defender los Estados Unidos y la República Dominicana con honor y distinción.

En nombre de una nación orgullosa y agradecida, le damos las gracias.