Palabras de la Embajadora Bernstein en almuerzo de Acción de Gracias de AMCHAMDR

“Estamos Unidos: Avanzando Juntos Hacia la Prosperidad”

Buenas tardes. Es un placer y un honor estar aquí con ustedes para celebrar la tradición del Día de Acción de Gracias estadounidense. Es uno de mis días festivos favoritos, pues une a familiares, amigos y seres queridos para dar gracias por nuestras bendiciones. También es un honor para mí presentarles a mi esposo Richard y a mi hija Ali, que están aquí hoy, y agradecer a mi invitada especial, la princesa Debbie White Dove Porreco, de la tribu indígena Mattaponi, quien estuvo aquí hace un momento.Mis valores principales son la fe y la familia, y estos son los valores que se exaltan en el  Día de Acción de Gracias.

Como dijo el presidente Trump en su discurso por este día, “Hoy seguimos celebrando el Día de Acción de Gracias con un espíritu de gratitud y caridad, busquemos formas de servir y motivarnos los unos a otros con palabras y acciones…y como un solo pueblo, busquemos de la protección, la guía y la sabiduría de Dios, mientras admiramos con humildad la abundancia de nuestra gran nación, y las bendiciones de la libertad, la fe y la familia.”

En el día de hoy quisiera hablar de nuestras prioridades, las cuales creo firmemente que son importantes para ambos pueblos. La estrategia de los Estados Unidos es clara. Nuestro compromiso con ustedes está diseñado para apoyar una República Dominicana segura y protegida, que trabaja junto con nosotros para detener el crimen transnacional, una República Dominicana con instituciones fuertes, una República Dominicana próspera, capaz de ser un aliado resiliente en el comercio, y una República Dominicana que se une a nosotros frente a problemáticas globales.

Estoy orgullosa de mi experiencia en los negocios y mi espíritu emprendedor, y estoy comprometida con ayudar a los dominicanos a mejorar sus oportunidades durante mi estadía. Los Estados Unidos tiene un interés estratégico en fortalecer su prosperidad y su resiliencia. Esto seguirá siendo así mientras sigamos siendo países vecinos. Para resumir, nuestro éxito económico está relacionado. Nuestra seguridad compartida está relacionada. Nuestras amenazas de salud están relacionadas. Ustedes son más que nuestros vecinos cercanos, con más de dos millones de dominicanos viviendo en los Estados Unidos, son parte de nuestra familia.

Estoy muy agradecida de que el presidente Trump me haya elegido para servir en la República Dominicana. Fue mi primera elección, y la posición es mucho más satisfactoria de lo que esperaba. Espero que vean en mí a una emisaria que está, primero que nada, trabajando para promover los intereses de los Estados Unidos y proteger a nuestros ciudadanos, pero también, como alguien que está de su lado, del lado del pueblo dominicano. Esto me lleva a hablar de mis prioridades personales: Seguridad, Comercio e Inversión, Preparación ante Desastres y Educación. Estas son las prioridades que me verán mencionando durante los próximos años.

SEGURIDAD

Primero, la seguridad. Mi principal responsabilidad es garantizar la seguridad de los ciudadanos estadounidenses, ya sea mi equipo en la Embajada, nuestros ciudadanos que residen aquí, los más de tres millones de turistas estadounidenses que visitan cada año. Resultados de encuestas recientes demuestran que la seguridad ciudadana también es una prioridad para los dominicanos, y esto la convierte en uno de nuestros retos compartidos más importantes. Desde el 2010, los Estados Unidos han invertido en la República Dominicana 120 de los 500 millones de dólares dedicados a la Iniciativa de Seguridad del Caribe. Tenemos alrededor de una docena de agencias federales directamente involucradas con esfuerzos locales para luchar contra el narcotráfico, prevenir el crimen y fortalecer las instituciones.

Hace una semana, nuestra Embajada donó un bote interceptor Boston Whaler, el decimocuarto desde el 2010, a la Marina dominicana para operaciones contra el narcotráfico. Además, cada año llevamos a cabo alrededor de 140 actividades de cooperación con las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

También trabajamos con el comité legal de la Cámara Americana de Comercio (AMCHAM-DR), a quienes quisiera agradecer, y el Senado de la República Dominicana en el desarrollo de una ley moderna de embargo de bienes para la lucha de ambos países contra el tráfico de narcóticos, el lavado de activos y otras actividades ilícitas y para limitar el acceso a ganancias ilícitas a los criminales. Tengo la esperanza de que durante mi tiempo aquí, veamos la voluntad política para aprobar la ley de embargo de bienes.

COMERCIO E INVERSIÓN

En segundo lugar, el comercio y la inversión. Muchos de ustedes formaron parte de nuestra muy exitosa misión comercial de Florida la semana pasada. Muchas gracias a AMCHAM por ser un aliado clave en este esfuerzo. Nuestro equipo de comercio trajo a 60 delegados de Florida, representantes de compañías, puertos, el World Trade Center de Miami y representantes del gobierno estatal para evaluar oportunidades en el país.  Ya tenemos aproximadamente $12 mil millones de dólares en comercio entre ambos países, y fue muy emocionante para mí poder expandir las ya dinámicas conexiones entre el estado de dónde vengo, que además es el mercado de exportación más grande del país, y mi nuevo hogar, la República Dominicana.

Estoy muy emocionada de anunciar que daremos seguimiento a la Misión Comercial de Florida con una Cumbre de Negocios Caribeños que se celebrará en Miami del 5 al 6 de junio del 2019. Estamos contentos de trabajar con nuestros socios de Entreprise Florida y AMCHAM DR en esta iniciativa para unir compañías de los Estados Unidos y el Caribe, así como representantes del gobierno, para seguir mejorando nuestras relaciones bilaterales.

Recordemos que la inversión también es una de sus prioridades. Todas nuestras inversiones comerciales a largo plazo sufrirán si no se hacen ahora estas preparaciones e inversiones en seguridad, educación, preparación y recuperación ante desastres naturales. “Estamos Unidos”, nos levantamos y caemos bajo la misma ola, y ya llevo suficiente tiempo en el país para darme cuenta que ustedes tienen recursos que pueden aportar para enfrentar estos retos, ¡vamos a aprovecharlos juntos!

PREPARACIÓN ANTE DESASTRES

Siempre hemos ayudado en tiempos de necesidad, pero según el Banco Mundial y el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo del país, el impacto económico de los desastres en la el país está estimado en un promedio de 420 millones de dólares cada año, desde el 1961 hasta el 2014. Esto es un gran precio que pagar cada año, simplemente por no prepararse lo suficiente para los efectos de las tormentas y fenómenos climáticos. Veamos a Florida, Nueva Orleans, Puerto Rico…nos seguimos recuperando años después. El tiempo para invertir en preparación es ahora.

Estoy muy emocionada de ver lo que podemos lograr juntos ante este reto, particularmente porque la República Dominicana pronto asumirá su primer asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde podrá representar a los países más vulnerables ante desastres naturales.

Nuestra asociación con el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) ya tiene muchos años, y hemos visto cómo ha evolucionado para convertirse en uno de los centros de coordinación de respuesta y advertencia más efectivos de la región. Este mes, nuestra Guardia Costera formó parte de un Ejercicio de Operación Masiva de Rescate, y en diciembre facilitará un entrenamiento para equipos de primera respuesta que permitirá al COE fortalecer su respuesta interagencial ante desastres naturales o de origen humano. El próximo desastre natural vendrá tarde o temprano y debemos estar preparados.

Mientras hablamos de resiliencia, quiero que sepan que los Estados Unidos han trabajado durante años con el Gobierno dominicano para reducir las amenazas a la salud pública, que es fundamental para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas. El pueblo estadounidense, a través del Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del SIDA (PEPFAR, por sus siglas en inglés), ha apoyado esfuerzos en este país para aumentar la detección, tratamiento y retención en cuidado de personas que viven con VIH, y lograr el control de la epidemia.

En respuesta a la amenaza del Zika, los Estados Unidos están trabajando para mejorar la capacidad de proveedores de salud dominicanos para ofrecer cuidados de calidad para el tratamiento del Zika, así como servicios sociales.

EDUCACIÓN

La educación es la base del progreso social y el crecimiento económico. Me preocupa mucho la disparidad entre el dinamismo económico del país y los actuales resultados educativos . Esto no es sostenible, y todos tenemos que hacer que la mejora de la calidad de la educación en el país sea una prioridad. Este es el ejemplo perfecto de cómo podemos colaborar. Sé que el país tiene los recursos, ya que el 4% del Producto Interno Bruto se destina al Ministerio de Educación. Sin embargo, el tema es tan importante, que el sector privado y donantes internacionales, como el Gobierno de los Estados Unidos, deben seguir priorizando la inversión en educación.

A través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), nuestra inversión en educación en el país está enfocada en la alfabetización, para asegurar que todos los niños dominicanos puedan mejorar sus habilidades de lectoescritura y tengan acceso a una buena educación. Estoy muy orgullosa del trabajo que hemos hecho. A través de su proyecto “LEER”, hemos ayudado a casi 200,000 niños, entrenado a más de 2,500 profesores y distribuido más de 650,000 libros y materiales en aulas y bibliotecas. Estamos enfocados en desarrollar habilidades para el siglo XXI. Estamos trabajando con el Ministerio de Educación para mejorar la alfabetización digital y el desarrollo de los estudiantes dominicanos, específicamente mediante la implementación de herramientas para aprender inglés como segundo idioma en la plataforma de República Digital.

Mejorar los resultados de la educación requiere de compromiso e inversión a largo plazo. Queremos trabajar con ustedes y con empresas de AMCHAM para desarrollar alianzas e invertir juntos a todos los niveles de la educación para mejorar la competitividad y la prosperidad de la República Dominicana.

DE VUELTA A LA INVERSIÓN

Volvamos a hablar del comercio e inversión. Este país ha sido un modelo de crecimiento para la región, y puede seguir siéndolo, estoy segura de ello…pero necesitaremos seguridad, preparación ante desastres y educación, como ya mencioné. Debajo de todo eso está la consciencia de que el capital moderno quiere estabilidad y el imperio de la ley.

Queremos poder atraer compañías estadounidenses que puedan hacer negocios e invertir en la República Dominicana, pero el Gobierno necesita cumplir su rol, y mantener un clima de inversión atractivo, estable y predecible. El imperio de la ley y tolerancia cero hacia la corrupción son esenciales para seguir atrayendo la inversión de negocios estadounidenses. La República Dominicana ha demostrado un crecimiento excepcional en los últimos años, pero para que este siga siendo sostenible y para que el país sea un líder en el comercio global, tiene que enfocarse en mejorar sus leyes, transparencia y esfuerzos contra la corrupción.

Es por eso que el Gobierno de los Estados Unidos ha estado trabajando con el Gobierno dominicano para desarrollar procedimientos de compras y adquisiciones que se enfoquen en conseguir lo mejor para el pueblo dominicano, así como en desarrollar un marco legal moderno y transparente.

Para las compañías de los Estados Unidos en la audiencia, quiero garantizarles que haremos todo en nuestro poder para asegurar que puedan competir en igualdad de condiciones con competidores de otros países. Esto significa vigilar de cerca grandes proyectos para garantizar que se cumpla la ley y se refuercen las reglas.

Podemos ayudar, queremos ayudar, es nuestro interés estratégico ayudar. Sigamos trabajando juntos hacia una prosperidad compartida.

Trabajando juntos, lado a lado, conviviendo con nuestros valores y compromisos compartidos, Estamos Unidos. Como dijo el presidente John Fitzgerald Kennedy, “Mientras expresamos gratitud, nunca debemos olvidar que el más grande agradecimiento no son las palabras, sino las acciones.”

Gracias por su tiempo, gracias por su amistad. Que Dios bendiga a los Estados Unidos de América, que Dios bendiga a la República Dominicana, ¡Feliz Día de Acción de Gracias!